jueves, 14 de octubre de 2010

VI CONGRESO INTERNACIONAL DE MINIFICCIÓN


De izquierda a derecha, Esteban Dublín, Martín Gardella, Violeta Rojo y Rubén Darío Otálvaro. Fuera de la foto, en la misma mesa, dos miembros de Ficción Mínima, Lauro Zavala y Rony Vásquez.

Una de las cosas más gratificantes del Congreso ha sido compartir y conocer así sea por un momento a importantes referentes del género como Fernando Valls, Lauro Zavala, Violeta Rojo, Fabian Vique, Nana Rodríguez, Rony Vásquez y otros importantes autores. A continuación, un breve resumen de lo que fue la tarde del primer día del Congreso.



Pasada la tarde, Gabriela Mariel Espinosa centró su ponencia en el microrrelato patagónico chileno. Su ponencia, complementada con la de Juan Armando Epple, resultó muy interesante desde la perspectiva de los autores que han abordado la minificción desde La Patagonia, un lugar rodeado por la soledad, donde todo es mínimo. ¿No resulta fascinante vivir en un espacio que produce una inspiración así?

Un cambio drástico se produjo con la intervención de Fabián Vique con su exposición El humor en la minificción contemporánea argentina, donde a través de tres ejes, la oralidad, el chiste y el cambio en el humor, planteó cómo el humor ha estado presente desde los textos de Borges, Bioy Casares, Denevi, Shua, Hidalgo y Perinelli, entre otros. Y digo cambio drástico, porque en medio del formalismo y la seridad de la teoría que enmarcó al Congreso durante el primer día, con los textos leídos, Fabián logró sacarle más de una sonrisa a los asistentes.


Mención detenida, en mi concepto, merece la intervención del colombiano Paúl Dávila con su ponencia Explorando el Koan, prosa antigua del Zen, y su aporte a la minificción actual. Aunque el título no deja de ser excesivamente pomposo, la conferencia resultó altamente atractiva. Primero, por la intensidad con la que el conferencista abordó un tema -desconocido para mí- y segundo, por los magníficos ejemplos que le permitieron a los asistentes hacerse una idea acerca del Koan, ancestro de la minificción según el ponente, e influencia de lo que hoy conocemos como Tanka y Haikú. Aquí, ponemos algunos ejemplos de lo que se dio a entender que era el Koan y esperamos, definitivamente, conocer más a fondo a Paúl para que nos ilustre con mayor profundidad en el tema.

Durante la tarde, tuvimos el enorme privilegio de escuchar los trabajos de Rony Vásquez de Perú, Paul Brito, Enrique Hoyos y Jaime Rodríguez de Colombia, Antonio Cruz de Argentina y de Lilian Elphic de Chile.

Por Esteban Dublín

Extraido de INTERNACIONAL MICROCUENTISTA


No hay comentarios: